Opinión

GAS Y UNA “DEUDA” SORPRESA PARA EL CONSUMIDOR

 

Por María O’Donnell
Periodista, escritora y politóloga argentina

 

Los usuarios, sin saberlo, asumieron una “deuda” con las empresas de gas.

El marco regulatorio que rige con el gobierno de Macri establece (desde que terminó la ley de emergencia económica) que precio del gas en la Argentina se calcula en dólares. ¿Y qué ocurrió el último semestre? Una gran devaluación.

Cuando se fijaron los precios del gas que los consumidores pagaron los últimos dos bimestres, el cálculo fue en base a un dólar a 20,30 pesos. Como todos sabemos, hoy el dólar vale prácticamente el doble. Según una resolución de la secretaría de Energía que se conoció el viernes, los usuarios hemos adquirido una “deuda” por las boletas que ya pagamos.

La “deuda” será cobrada por las empresas distribuidoras de gas. Pero esas empresas dicen: “yo no tengo nada que ver, lo que está en dólares es mi insumo, yo lo que voy a hacer es simplemente un pase de manos a las productoras de gas”.

El precio del gas está dolarizado y el Gobierno fija el valor del BTU que perciben las compañías de manera discrecional. Aranguren lo quiso llevar a US$6,80; a Iguacel le pareció exagerado y lo dejó US$3,80. Pero en pesos, por efecto de la devaluación, el valor del gas es hoy prácticamente el doble de lo que ya fue cobrado.

La factura tiene otros componentes además del precio del gas y esos otros componentes también se van a actualizar con un índice que está muy por arriba de la evolución salarial. La secretaría de Energía dictaminó que las distribuidoras le van a cobrar esa “deuda” a los usuarios en 24 cuotas, y a las cuotas le aplicarán las tasas de interés altísimas que rigen hoy en el mercado. Me surgen muchas dudas: ¿Qué va a pasar con los inquilinos si su contrato termina? ¿Quién se hace cargo de las cuotas? ¿Y si por algún motivo alguien quisiera saldar la “deuda” en una cuota?.

Ahora, ¿por qué en 24 cuotas? Porque a partir de octubre rige ya un nuevo aumento y vendrá otro en enero, con lo cual el invierno que viene la tarifa va a estar muy por arriba del última invierno. Y a eso habrá que sumarle la “deuda”. Un disparate. El Gobierno ha decidido que los consumidores paguen todo el costo de la devaluación. Eso sí: en incómodas cuotas.

Sinceramente, me cuesta creer que esta historia termine acá. Lo que es más probable es que se judicialice. La Corte Suprema, cuando intervino con el tema de las tarifas, dijo por un lado “¿de dónde sacan ustedes el precio del gas? ¿cómo lo calculan?” Aranguren nunca contestó. También dijo que en los incrementos tiene que haber cierta “racionalidad”, que deben tener relación con la evolución de los salarios y del poder adquisitivo. Me temo que la solución que quiere imponer el Gobierno está fuera de toda toda razonabilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s